REPERTORIO


La Revoltosa (Preludio e Intermedio)
de Ruperto Chapí

EL AUTOR

Ruperto Chapí

(Villena (Alicante), 27 de marzo de 1851 - Madrid, 25 de marzo de 1909).

Siguiendo la tradición familiar Chapí y sus hermanos comenzaron a estudiar solfeo desde muy pequeños. Desde su infancia aprendió a tocar el flautín y el cornetín; a los nueve años entró a formar parte de la banda Música Nueva (actual Banda Municipal de Villena)[cita requerida]., de su localidad natal. Su padre, José, fue su primer maestro. A los doce años compone su primera zarzuela: Estrella del Bosque. Sus padres, conscientes de sus grandes aptitudes musicales, envían a Chapí con dieciséis años a Madrid para que amplíe sus horizontes y complete su formación. En esta ciudad ingresa en el Conservatorio, con el maestro Arrieta, donde en 1872 logra el Primer Premio de fin de carrera, junto con su condiscípulo Tomás Bretón. Allí estudiaría armonía y composición y, para sufragar sus gastos, en 1870 ingresa como profesor de cornetín en la orquesta del Circo Price (donde también tocaba Tomás Bretón). En este lugar estrena su primera zarzuela, Abel y Caín, sin demasiado éxito; y en el Teatro Real La hija de Jefté en 1874; con esta pieza consigue una beca para viajar a París y a Roma para ampliar estudios, en ésta última fue donde comenzó a componer sus primeras óperas.

Se casó en Madrid con Vicenta Selva Álvarez, natural de Madrid, y tuvieron dos hijos: Vicenta, nacida el 26 de mayo de 1873 y José, el 25 de julio de 1880.

Al volver a España, en 1878, comienza su carrera como compositor de zarzuela grande, alcanzando gran éxito con obras como: La tempestad (1882), La bruja (1887) y El rey que rabió (1891). Llegando a la cumbre con El tambor de granaderos ( 16 de noviembre de 1896, libreto de Emilio Sánchez Pastor) y La Revoltosa (1897).

Otras obras del género chico son: Las bravías (1886), La flor de Lys, El guerrillero, El país del abanico, Ya pican, Los quintos de mi pueblo, Término medio, El domingo gordo, El puñao de rosas (30 de octubre de 1902)... Otras obras del género grande son: Las hijas de Zebedeo (1889), El milagro de la Virgen (1889) El duque de Gandía (1894) y Curro Vargas (1898). No solamente compuso música para zarzuelas, también escribió música de cámara (cuatro cuartetos) y sinfónica, como Fantasía Morisca y el poema sinfónico Los gnomos de la Alhambra. Otras zarzuelas son: La leyenda del monje, Género chico, La cara de Dios, A casarse tocan, Pepe Hillo, ¿Quo Vadis?, Las tentaciones de San Antonio, Roger de la Flor (1878), La serenata (1881)... Entrado el siglo XX cuatro son sus obras esenciales: La patria chica, La venta de Don Quijote, Circe (1902) y Margarita la Tornera (1909). Ruperto Chapí murió en Madrid el 25 de marzo de 1909. Cabe destacar también, que fue el fundador de la Sociedad General de Autores y Escritores (S.G.A.E.), en 1893, una organización destinada a regular los derechos de los compositores, como por ejemplo, el registro de las obras para evitar plagios o el control de las representaciones o interpretaciones de una obra. También fue maestro de Manuel de Falla. Murió en Madrid, en 1909.


ENLACES

Comentario sobre la obra en Nuestra Zarzuela

Preludio en Youtube

 
La Orquesta de Pulso y Púa de Tudela de Duero decide en junio del 2009 rendir homenaje a Ruperto Chapí, en el centenario de su muerte, con la preparación de La Revoltosa, obra de 1897.

La Revoltosa es un sainete lírico de un acto. Con libreto de José López Silva y Carlos Fernández Shaw y música compuesta por el maestro Ruperto Chapí. Fue representada por primera vez el 25 de noviembre de 1897 en el teatro Apolo de Madrid.

La obra se desarrolla en un patio de vecinos de Madrid y posee un ambiente profundamente castizo.


Mari Pepa (La Revoltosa) es una guapa y coqueta chulapona que tiene revueltos a todos los hombres de la vecindad, lo que enfada a las vecinas y produce celos a Felipe. Este presume de ser el único que resiste los encantos de Mari Pepa, si bien está totalmente enamorado de ella. Igualmente Mari Pepa siente celos cuando ve a Felipe con dos chulapas, y aunque ambos están enamorados mutuamente simulan un desprecio que no sienten.

Un día, todos los vecinos se van a la verbena, quedándose solos Mari Pepa y Felipe que vuelven a tirarse pullas hasta que finalmente reconocen su amor.

Las vecinas, hartas del comportamiento de sus maridos hacia Mari Pepa, deciden escarmentarlos. Para ello les hacen creer que Mari Pepa los ha citado. Cada uno quiere quedarse solo para acudir a la cita, pero no lo consiguen. Finalmente, después de descubrirse el engaño, Felipe confiesa su amor ante toda la vecindad y Mari Pepa se arroja definitivamente a sus brazos.


Ruperto Chapí pidió a los empresarios del Teatro Apolo, actores y músicos, que no desvelaran nada de la obra hasta el estreno, lo que se consiguió, con lo que el estreno fue toda una sorpresa.

La noche del estreno, el propio Chapí salió a dirigir la orquesta y desde los primeros compases del preludio los espectadores se entusiasmaron. Naturalmente se repitió el preludio.

Entre los asistentes se encontraba el célebre compositor francés Camille Saint-Saëns, quien después de oír el famoso dúo entre Felipe y Mari Pepa comentó: “¿Cómo es posible que en España llamen a esto genero chico?”.

©2004 Orquesta de Pulso y Púa de Tudela de Duero