REPERTORIO


Jota, de La Dolores
de Tomás Bretón

EL AUTOR

Tomás Bretón

(Salamanca, 1850-Madrid, 1923)

Compositor y director de orquesta español. Discípulo de Emilio Arrieta en el Conservatorio de Madrid, durante su juventud se ganó la vida tocando el violín en diversas orquestas y cafés. En 1875 estrenó con gran éxito su primera tentativa operística, Guzmán el Bueno. En la década de 1880 prosiguió su formación en Roma, Milán, Viena y París. A su regreso a España, dirigió la Orquesta de la Sociedad de Conciertos, con la que realizó una valiosa labor en la introducción del repertorio sinfónico europeo. Como compositor, e influido por la corriente nacionalista en boga en otros países europeos, apoyó decididamente la causa de la ópera española con títulos como Los amantes de Teruel (1889) y La Dolores (1894), ninguna de las cuales ha obtenido el éxito de La verbena de la Paloma. Por una de esas paradojas que se dan a veces, Tomás Bretón, que durante toda su vida luchó por la creación de una ópera nacional española, hoy día es recordado por una obra que él consideraba menor, La verbena de la Paloma (1894), uno de los retratos musicales más acabados y llenos de vida del Madrid de finales del siglo XIX.


ENLACES

Sobre la ópera

Una de las representaciones

La leyenda del protagonista

Sobre el autor y otras obras

Más sobre Bretón
 
“La Dolores”, estrenada en 1895, trajo un original cambio en su producción, con una ambientación realista que rompía con los modelos del melodrama histórico de corte romántico, acercándose a la más moderna concepción verista, en pleno apogeo en aquella última década del siglo XIX.

La base literaria para “La Dolores” fue la pieza teatral homónima de José Feliú y Codina, presentada en Madrid en 1893. Esta a su vez está inspirada en la leyenda de “La Dolores”, una mujer que servía en una taberna de Calatayud, a la cual se le dedicó la mundialmente famosa copla que reza: “Si vas a Calatayud, pregunta por la Dolores; es una chica muy guapa y amiga de hacer favores”. Esta leyenda ha sido también fuente de inspiración para un sinnúmero de obras musicales y películas.

Sobre el drama de Feliú y Codina, el propio Bretón elaboró el libreto, y se abocó a un inmediato trabajo musical, finalizando la partitura en noviembre de 1894. Ante el diferente carácter que poseía la obra, Bretón decidió no ofrecerla a los grandes teatros españoles de ópera como el Teatro Real de Madrid o el Liceo de Barcelona. El pensaba que su nueva obra resultaba más apropiada para un teatro como el de La Zarzuela, donde efectivamente la estrenó el 16 de marzo de 1895. Esta decisión fue todo un acierto, ya que al salirse de los tradicionales circuitos operísticos, normalmente cerrados a la ópera española, pudo ofrecerla con mayor frecuencia y posibilitando importantes oportunidades de difusión.

“La Dolores” fue presentada más de 60 veces en ese Teatro de La Zarzuela, inmediatamente después de la jornada del estreno. Poco después la obra llegó al Teatro Tívoli de Barcelona, donde se representó 112 noches seguidas, cifra impensable para una ópera española en un teatro como el Real o el Liceo. En los meses siguientes “La Dolores” viajó por toda España y también a América. Fue mostrada en Méjico, ese mismo años 1895, y en Buenos Aires, el año siguiente. Traducida al italiano la obra llegó pronto a Roma y Milán.

Rivalizando con su popular zarzuela “La verbena de la Paloma”, “La Dolores” se convirtió en la obra más famosa de Tomás Bretón. De ella, la jota del primer acto adquirió enorme popularidad, siendo adaptada a todo tipo de agrupaciones instrumentales.

 




OTRAS OBRAS
©2004 Orquesta de Pulso y Púa de Tudela de Duero