REPERTORIO


Les barricades mistèrieuses
de François Couperin

EL AUTOR

François Couperin

(París, 10 de noviembre de 1668- París, 11 de septiembre de 1733)

Es uno de los más importantes compositores, junto con Jean-Philippe Rameau, de la música barroca francesa en general y de la música para clave en particular. Se le llama Couperin le Grand (Couperin el Grande) para distinguirlo de otros miembros de su familia, también músicos. Es el más destacado de todos ellos, por su inmenso virtuosismo al órgano y al clave.

narios de Chaumes en Brie, la familia Couperin constituyó una de las familias musicales francesas más numerosas de los siglos XVII y XVIII. El padre de François Couperin, Charles Couperin (1639-1679), era el hermano menor de Louis Couperin y le sucedió como titular del órgano de la iglesia parisina de San Gervasio (Saint-Gervais). Igualmente, fue profesor de clave de la duquesa de Orleans.

Couperin aprendió de su padre y de su tío François Couperin l'Ancien (el Viejo). No tuvo una educación formal. Sus conocimientos generales y sus escritos son de un estilo y una ortografía que dejan mucho que desear. El padre transmitió el puesto de organista, hasta que el hijo pudiera hacerse cargo, a Michel-Richard Delalande.

Se perfeccionó después con Jacques Thomelin, organista de Saint-Jacques la Boucherie.

En 1685 se convirtió en organista de la Iglesia de San Gervasio (Saint-Gervais) en París, un puesto que después cedería a su primo Nicolas Couperin. Otros miembros de la familia desempeñarían el mismo cargo en años posteriores. En 1693 Couperin sucedió a su maestro Thomelin como organista de la Chapelle Royale (Capilla Real) con el título de organiste du Roi, organista del rey Luis XIV. Después fue maestro de composición del nieto del rey, el duque de Borgoña.

En 1717 se convirtió en organista y compositor de la corte con el título ordinaire de la musique de la chambre du Roi. Sus tareas en la corte francesa consistían en crear música sacra para las oraciones reales y música de cámara para deleite de los monarcas. Con sus colegas, daba un concierto todas las semanas, normalmente en domingo. Muchos de estos conciertos tenían la forma de suites para violín, viola da gamba, oboe, traverso y clavicémbalo, del cual era un virtuoso intérprete.

De salud frágil y carácter poco mundano, Couperin realizó una carrera honesta de músico y profesor, apreciado por los grandes que sólo le encontraban un rival, Louis Marchand. Pocos eventos de su vida personal merecen reseñarse, aparte la desaparición de uno de sus hijos que abandonó el domicilio paterno para no regresar jamás.

Su tratado El arte de tocar el clavecín (1716-1717) es un documento imprescindible sobre la técnica de teclado del siglo XVIII. Couperin introdujo en Francia la sonata para trío, aunque desarrolló este género italiano con un tratamiento típicamente francés en la melodía y la ornamentación. De su obra destaca la colección Les nations (1726) y los doce conciertos para clavecín e instrumentos (1714-1724). Entre su música religiosa son de destacar las tres Leçons ténèbres (1714-1715), para voces solistas, órgano es instrumentos. Sus misas para órgano se encuentran entre las mejores partituras de la música francesa barroca para ese instrumento. Couperin murió el 12 de septiembre de 1733, en París, según la web elpoderdelapalabra..

ENLACES

Más sobre el autor en wikipedia

Sobre el título de la obra

Artículo de Agustí Fancelli en El País
 

¿Es una obras que habla de las trabas que la amada ponía a su amante para mantener su virginidad? ¿Es la evocación de un paisaje? Las barricadas misteriosas es una de las obras más importantes del barroco y se incorpora al repertorio de la Orquesta de Pulso y Púa de Tudela de Duero el 20 de mayo de 2013. Es la primera pieza que interpretamos de François Couperin.

Su obra para teclado se concentra en cuatro libros de “Pièces pour clavecin” en los cuales recopila diferentes suites de danzas, a las que el compositor denomina “ordres” (con un total de 27 ordes entre los cuatro libros). Cada ordre se componía de un número de piezas “en miniatura” variable (a veces hasta 20) y en ellas Couperin abandonó los nombres de danzas tradicionales por otros de carácter descriptivo, nombres de personajes, etc. Las piezas pertenecientes a cada ordre estaban unidas de forma superficial por la tonalidad, aunque con mucha flexibilidad. Ésto le permitía emplear modos opuestos y tonalidades relativas, por ejemplo.

La pieza que proponemos como audición, “Les Barricades Mistérieux” es la quinta pieza del sexto ordre. Este ordre es el único compuesto solamente en modo mayor y las piezas llevan el subtítulo de “Retratos evocadores o escenas pintorescas”. Con forma de rondó, tiene a juicio de A. de Place un carácter “melancólico y misterioso” y en ella toda la línea melódica está basada en retardos y síncopas, con una escasa ornamentación, según la web entre88teclas.es

En el libro 'Los géneros musicales' Gérard Denizeau explica que a pesar de ingeniosas sugerencias, el título que Couperin escogió para esta obra está probablemente destinado a no revelar su misterio. En los diccionarios del siglo XVIII, el término 'barricadas' remite siempre a lconcepto de obstrucción provocada por un montón de barricas. ¿Habrá que buscar en la extraña partitura de esta pieza para descubrir los obstáculos a los que se refiere, o en el improbable recuerdo colectivo de la insurrecciónd e París de 1648? La cuestión carecería de importancia de no ser por la declaración preliminar de Couperin: "Siempre tuve un objetivo al componer estas piezas, resultado de distintos acontecimientos. Los títulos corresponden a ideas que he tenido".

Publicado en 1716, continúa explicando Denizeau, este rondó crea en 74 compases tocado "con viveza" un extraño universo sonoro a cuatro voces rítimicamente desfasadas y, por lo tanto, independientes, se´gun una sencilla estructura: estribillo (retomado inmediatamente)-primera estrofa-estribillo-segunda estrofa-estribillo-tercera estrofa-estribillo. El estribillo superpone cuatro voces regidas por características casi sistemáticas: voz superior en ataques colocados en los tiempos débiles del compás, segunda voz en recorrido melódico conjunto (con estabilidad que contrasta con el movimiento de la melodía superior), tercera voz descendiente en valores largos, bajo que progresa por intervalos de cuartas y de segundas.

Una disposición así no permite jamás tocar más de dos notas al mismo tiempo. En esta eventualidad, delicadeza y emoción son tan rebuscadas como los medios empleados para sugerirlas; ninguna ironía en esta indescifrable y melancólica evocación, caracterizada musicalmente por el registro grave, la igualdad de intensidad y la sucesión regular de pulsaciones sonoras (procedimiento derivado de las partituras para laúd).

Si la primera estrofa radicaliza este sistema de detención del tiempo (voz superior bloqueada en la nota fa, voces intermedias moviéndose lentamente sobre un intervalo de segunda, bajo alternando mecánicamente dos notas), la segunda destaca por diversas alteraciones y la creación de imitaciones en las tonalidades próximas. La última estrofa es la más ingeniosa, con su fraccionamiento en tres episodios, sus disonancias y movimientos descendentes del registro grave sobre las tres partes superiores estáticas ingeniosa.

Esta obra es el tema principal de la película 'El árbol de la Vida' de Terence Malick protagonizada por Brad Pitt y Sean Penn.

OTRAS OBRAS

©2004 Orquesta de Pulso y Púa de Tudela de Duero